Arranque de la piscina cuando no es necesario vaciar

Una vez realizada la revisión de la depuradora y llevadas a cabo las operaciones de mantenimiento del equipo, se procederá al desmontaje, limpieza y recogida de la cubierta (si disponemos de ella). No conviene demorar mucho esta operación, ya que a medida que avanza la primavera y los días son más largos y calurosos, la cubierta actúa potenciando la acción de los rayos solares y aumentando notablemente la temperatura del agua. Este “calentamiento” neutraliza la defensa química que proporcionan los productos de invernaje (sólo funcionan con temperaturas del agua < 15 ºC) y en consecuencia el agua requiere más horas de filtración y un tratamiento químico adecuado para no estropearse.

A continuación realizaremos una limpieza del fondo, preferentemente con el limpiafondos manual. En función de la suciedad acumulada, puede ser necesario realizar esta operación con la válvula selectora en la posición “VACIADO” para no saturar el filtro (si lo hacemos así es conveniente mantener el llenado abierto para compensar la bajada de nivel). Cuando hayamos terminado, sólo nos quedará realizar un tratamiento químico adecuado (véase “ARRANQUE DE LA PISCINA 3: TRATAMIENTO QUÍMICO INICIAL”) y mantener la depuradora en funcionamiento manual durante al menos 24 horas para tener nuestra piscina lista para el baño.

 Balnea realiza el arranque de su piscina por 125 €

(hasta piscinas de gresite de 12 X 4)