ARRANQUE DE LA PISCINA 2: LIMPIEZA Y ACONDICIONAMIENTO DEL VASO

Si has tenido el acierto de proteger químicamente el agua de tu piscina durante los meses de desuso (invernaje) y dispones de una cubierta de invierno que haya evitado la acumulación excesiva de suciedad en el fondo (o has realizado limpiezas regularmente), ahora no será necesario vaciar la piscina y la puesta en marcha será casi automática. En cualquier caso, recuerda que está recomendado un vaciado íntegro cada 4 o 5 años para efectuar una desinfección en profundidad de todas las superficies sumergidas.

 

Si por el contrario no has podido evitar que el agua se echara a perder, la puesta en marcha de tu piscina se complica considerablemente y no te quedará más remedio que vaciarla para proceder a una exhaustiva limpieza y desinfección del interior del vaso.