ARRANQUE DE LA PISCINA 1: REVISIÓN Y PUESTA A PUNTO DE LA DEPURADORA

FILTRO

El filtro es el elemento responsable de retener las impurezas presentes en el agua de la piscina, es decir, de realizar la filtración. Un filtro infra dimensionado para el volumen de agua a tratar, o cuya capacidad de filtración se encuentre disminuida por un mantenimiento inadecuado, repercutirá en un mayor consumo eléctrico – se necesitan más horas de funcionamiento de la bomba para compensar -, en un mayor consumo de productos químicos y en consecuencia, en un agua de baño menos natural, más “agresiva”.

bomba

 

En instalaciones que dispongan de filtro de arena – la gran mayoría -, es muy recomendable realizar una limpieza y desinfección intensivas del interior del filtro para destruir algas, virus o bacterias resistentes y eliminar incrustaciones de cal que apelmazan la arena y disminuyen su capacidad de filtración. Esta operación la denominamos “REGENERACIÓN DE ARENAS”. En nuestro comercio especializado puedes encontrar productos específicos para realizar esta labor de forma limpia y sin esfuerzo.

No obstante, cada cuatro o cinco años – dependiendo de la calidad del agua y del mantenimiento efectuado, incluso antes – es necesario sustituir totalmente la arena del filtro. La operación de “CAMBIO DE ARENAS” exige la manipulación de algunos elementos del equipo que, de no realizarse adecuadamente, pueden afectar posteriormente a la estanqueidad del sistema. Además es un trabajo que requiere cierta técnica y bastante fortaleza física – en los filtros domésticos han de extraerse a mano entre 100 y 350 kg de arena por un orificio del tamaño de un plato -, por lo que es mejor dejar esta operación en manos de un especialista.
filtro-arena-funcionamiento_1
Es importante recordar que la arena del filtro NO ES ARENA NORMAL. Se trata de un SÍLEX especial de muy fina granulometría. Últimamente se están empezando a emplear diversos materiales para sustituir al sílex tradicional como materia filtrante, sin necesidad de cambiar el filtro. De probada eficacia resultan las “ZEOLITAS NATURALES” que llevan años utilizándose en los filtros biológicos de las peceras y estanques, y cuya aplicación más conocida a nivel popular es la arena de gatos. Las Zeolitas Naturales, que para su uso en piscinas se fabrica en una granulometría muy pequeña, destacan por su alta capacidad de filtración – hasta 10 veces superior al sílex -, por su facultad para absorber amoníacos disueltos en el agua – que provienen del sudor y la orina de los bañistas, y que, en combinación con el cloro, producen un característico y desagradable olor -, por el ahorro de agua que se obtiene – se reduce la frecuencia con que debemos hacer lavados del filtro – y por una mayor vida útil – en determinadas circunstancias puede llegar a durar hasta un 50% más que el sílex -. Otro sustituto del sílex, cuya eficacia se está empezando a probar, es el VIDRIO FILTRANTE fabricado a partir de vidrio reciclado.

 

Principio-de-filtracion-en-una-piscina-1024x505

En las instalaciones que dispongan de filtro de diatomeas, habrá que extraer los discos de tejido que se encuentran el su interior para proceder a una exhaustiva limpieza con agua a presión, ayudándose si fuera preciso con un cepillo suave. En casos extremos puede ser necesario emplear algún producto desincrustante – actúa con precaución y consulta con un especialista –. Los discos deteriorados deberán ser sustituidos inmediatamente. También limpiaremos con agua a presión el interior del filtro, antes de introducir de nuevo los discos y cargar la cantidad de diatomeas indicada para el tamaño del filtro. Los filtros de cartucho y los filtros textiles reciben un tratamiento similar, sólo que en estos casos no necesitamos el aporte de materia filtrante.